lunes, 9 de agosto de 2010

Humanidad o inhumanidad

La historia de la humanidad siempre fue marcada por hechos sangrientos. Abel y Caim fue el primer registro de asesinato y derramamiento de la sangre por las manos humanas. Desde entonces, por varias veces la humanidad casi llega a punto de extinguirse. En nombre de las nuevas descubiertas (ganancia) y en nombre de Dios (interés de la iglesia) muchos pueblos fueron extintos. Poder, sexo y religión son los tres elementos que hacen combustible para las mentes humanas y las llevan a cometer genocidios y manchar la historia de la humanidad con la sangre inocente.

Mientras el mundo pide paz, todo los días personas salen de sus hogares y no retornan más. Son muertas por la guerra entre países, son muertas por la guerra civil, son muertas por la guerra del tráfico de drogas y por la guerra de la desigualdad social.

¿Es esa la historia que vamos a continuar escribiendo para las próximas generaciones? Me encantaría mucho escribir historias humanas de humanidad. ¿Hay algún motivo para que yo crea en cambios reales? ¿Por qué el hombre sigue en contra de la naturaleza y no aprende con los animales, seres irracionales, a obtener equilibrio? Pues, el equilibrio es la llave de su propia existencia en la tierra.

* Autor: Maury Santos
* Editora: Silvina Gomes
* La foto ha sido sacada de la web.

2 comentarios:

  1. Amigo no sabias que escribias en español, te felicito, me gusto mucho lo que lei, yo tambien escribo de vez en cuando en mi blog, la direccion esta en mi facebook, cuando quieras le das una ojeada.
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No soy creyente, en absoluto, en el nombre de Dios se han cometido(y aún se hace, le llamen como le llamen)las mas horribles masacres humanas.
    Ese equilibrio del que hablas(muy acertado por cierto) no existe en nuestra especie,ni siquiera somos capaces de sentirnos iguales como tal,son tan grandes las desigualdades de raza, clase, nacionalidad, género...que el camino se torna demasiado largo y costoso.
    También me gustaría que el legado a las generaciones venideras fuera otro,pero lo veo complicado,por lo menos en un futuro cercano.
    Un saludo y encantada de leerte.

    ResponderEliminar